Tras la última licitación, las expectativas sobre el rol de las ERNC en la matriz energética se muestran auspiciosas. No obstante, el principal desafío es lograr un sistema que asegure la continuidad del servicio.

Según el Reporte Cifes de julio 2016, al mes de junio, la capacidad instalada de Energías Renovables no Convencionales (ERNC) asciende a 12,65%, equivalente a 2.550 MW, con casi un 90% interconectado al Sistema Interconectado Central (SIC). Además, al 5 de julio se registraban 47 proyectos en construcción, sumando 2.336 MW de potencia, con fecha estimada de inicio de operación entre julio de 2016 y agosto de 2018. En tanto, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) acogió 10 nuevas iniciativas de ERNC (4 solar fotovoltaico, 3 eólico, 1 mini hidro, 1 biomasa y 1 concentración solar) -1.124 MW- y otorgó tres Resoluciones de Calificación Ambiental favorable a proyectos que corresponden a 417 MW.

Para el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables, Acera, Carlos Finat, las cifras son muy decidoras. Esto, considerando que a agosto de 2016 se habían instalado en todo Chile 3.600 MW de ERNC y habían 2.200 MW más en construcción por entrar en operación hasta 2018.

“El desarrollo de estos proyectos no ha sido fácil, desde las primeras etapas de evaluación de los recursos, hasta el financiamiento, construcción y operación. La complejidad inicial de algunas etapas se ha ido resolviendo, pero aún hay espacios de mejora. Uno de ellos, son los permisos sectoriales, que implican lograr uniformidad de criterios entre representantes regionales de las instituciones encargadas (…) El avance ha sido rápido respondiendo a las señales del mercado”, expresa. Finat añade que los principales desafíos corresponden al desarrollo de un sistema de transmisión del tamaño adecuado y que esté disponible en el momento que se requiera, para evitar las consiguientes congestiones y la pérdida de eficiencia.

A esto se suma que el “sistema de generación convencional proporcione toda la flexibilidad operacional de la que es capaz para adaptarse y complementar de manera eficiente la variabilidad de la generación eólica y solar fotovoltaica”, explica.

Penetración de las ERNC
En detalle, en todos los sistemas (SIC, Sistema Interconectado del Norte Grande y Sistema Eléctrico Aysén) la capacidad instalada de energía Solar fotovoltaica representa un 4,1%, Eólica 4,5%, Biomasa 2,25% y Mini hidráulica de pasada 1,95%. Sólo en el SIC, la energía Solar fotovoltaica representa un 4,06%, Biomasa 2,83%, Eólica 5,09%, y Mini hidráulica de pasada 2,22%. En este contexto, Finat señala que sólo mediantes los proyectos de ERNC en construcción, la estimación de la participación de este tipo de energías en la matriz nacional alcanzará entre 2018 y 2019 la meta planteada del 20%, mientras que para 2035 sería factible de llegar al 40%.
Proyección del sector

Uno de los mayores logros de la última licitación por 12.430 GWh/ anuales, que abastecerá a los clientes regulados por los sistemas interconectados SIC y SING, a partir de 2021 y por 20 años, fue la disminución del precio promedio en un 63%, pasando de US$ 129 MWh en 2013 a US$ 47,594.

Otro hito de este proceso fue la participación de 84 empresas, configurando así un nuevo escenario en la industria.
A juicio de Rodrigo Mancilla, gerente del Programa Estratégico Solar, ejecutado por el Comité de Desarrollo de la Industria de la Energía Solar (ex Cifes), los resultados de la última licitación “continúan demostrando que las ERNC son el futuro del país. Antes se decía que eran tecnologías caras y por lo tanto estaban lejos de ser competitivas, pero se demostró que la eólica y la solar son las más competitivas en la actualidad”.
Advierte que las principales brechas a superar a nivel local corresponden a generar conocimiento en torno a la industria y al potencial del país, incentivar a las empresas en la inversión y desarrollo de nuevos proyectos, y trabajar en la creación de los perfiles profesionales que demanda la industria.

Por ello, desde el programa están trabajando en impulsar la llegada de firmas para la realización de nuevos proyectos y el desarrollo de tecnologías, con el apoyo de los instrumentos que dispone Corfo. “Nuestra expectativa es que la energía solar logre tener un rol preponderante en la matriz nacional, por lo que proyectamos que logre una penetración cercana a 7% y 19% a 2025, y que alcance entre 15% y 20% en 2030. Las últimas estimaciones apuntan a que esta meta es bastante mesurada”, apunta Mancilla.

Fuente: Diario Financiero